jueves, octubre 11, 2007

Quim Monzó y la "humillación absoluta"


"Aquí hay un uso clarísimo de una situación lingüística donde no sólo, digamos, el catalán está en una situación, digamos, de humillación absoluta, porque los papeles ya pueden decir misa de que la lengua es oficial o cooficial o lo que quieran, pero lo que sí que es cierto es que las autoridades no hacen que esto sea cierto. Así, como no hacen que esto sea cierto, lo que se hace es, ciertos grupos se dedican a alimentar una mítica persecución a la inversa".

Gracias, Criterio

1 comentarios:

Furtivatus dijo...

Y éste de qué se queja??
Comprobado queda: quien no llora no mama, y Monzó debe haber llorado mucho.